+57 310-2468342 l +57 317-4823944 l WhatsApp: +57 316-5226537

Esta información y sus vínculos no se consideran consejos médicos si no ha habido una consulta en persona con historia clínica y examen físico.

Diferentes tipos de procedimientos maxilofaciales

¿Cómo se realiza el diagnóstico en la cirugía maxilofacial?

En el diagnóstico y tratamiento de esta clase de malformaciones óseas intervienen especialistas en odontología, ortodoncia, cirugía maxilofacial y cirugía plástica facial. Las malformaciones pueden producirse por falta de proyección de la mandíbula o del mentón, exceso de proyección mandibular (prognatismo), crecimiento defectuoso del maxilar superior, crecimiento excesivo del maxilar superior, contacto inadecuado de los dientes al cerrar la boca (mordida abierta), protrusión bimaxilar (labios exageradamente proyectados por empuje de los dientes).

Sección Pacientes

A través de mediciones cuidadosas se interpretan las diferencias y el grado de desviación de los huesos faciales. Estos cálculos orientan definitivamente el tratamiento.

El primer paso es la valoración por ortodoncia y la determinación de los objetivos de tratamiento. Esto se realiza a través de un examen clínico, pruebas radiográficas (panorámicas, de frente y perfil), y un cuidadoso estudio fotográfico. Adicionalmente se realiza una exploración de las imágenes por computador en donde se observan las modificaciones de frente y de perfil, y los posibles resultados.

Los análisis muestran los tipos de deformaciones e indican un tratamiento a realizar. Posteriormente, los profesionales en conjunto diseñan el procedimiento que debe llevarse a cabo.

La comunicación entre los distintos especialistas y el planeamiento interdisciplinario aseguran el éxito del tratamiento.

Documento sin título

/// Proceso quirúrgico y Tipos de procedimientos.

Cirugía Ortogática y Maxilofacial Rinoplastia y Ortognática Tratamientos - Diagnóstico Preguntas Frecuentes Testimonios Reales Casos de Antes y Después Información - Consulta Costo - Inversión


CASOS MAXILOFACIAL / RINOPLASTIA
CASOS RINOPLASTIA



En ésta etapa se hacen las correcciones pertinentes a cada paciente, mediante procesos en donde se cortan los huesos faciales y luego se colocan pequeñas placas de titanio, que fijados con tornillos, permitirán la reestructuración maxilofacial.


Osteotomía sagital intraoral:
La incisión mucoperióstica se inicia en la parte externa del maxilar inferior lateral al segundo molar y se extiende hacia el aspecto lateral del borde anterior de la mandíbula, hasta su parte media. La disección se proyecta por la rama mandibular hacia la escotadura sigmoidea y se continúa en la región posterior de la rama disecando en parte el músculo masetero. Para realizar la osteotomía es necesario reparar la apófisis coronoides y separar correctamente los tejidos blandos disecados. El corte se inicia en la cortical lingual de la rama y se extiende por la língula posterior y superior. Este procedimiento de mandíbula tiene como objetivo reacomodar de la mejor manera el maxilar inferior, en este proceso no es necesario alambrar los dientes durante la recuperación, ya que se hace por medio de la fijación rígida, que permite una recuperación más cómoda.

Osteotomía vertical intraoral:
Se practica una incisión mucoperióstica desde la región de la apófisis coronoides hasta el fondo del vestíbulo cerca del segundo molar. Se expone la cara lateral de la rama mandibular, la escotadura sigmoidea y la apófisis coronoides. Con los tejidos separados se procede a realizar la osteotomía.

Radiografía de Avance mentón y mandíbula



Osteotomía sagital deslizante:
Esta operación se realiza en la mandíbula para poder deslizarla hacia delante, en caso de deficiencia del maxilar inferior, o hacia atrás en caso de un maxilar inferior grande, se realiza a la par de los dientes posteriores y el maxilar se fracciona pero el contacto óseo siempre se mantiene. No hay que perforar en el hueso, ni es necesario alambrar sus dientes durante el período de recuperación. La fijación rígida es actualmente empleada para el periodo de recuperación postoperatorio, ya que esta técnica quirúrgica elimina la necesidad de alambrar los dientes.



Osteotomía Lefort I:
Éste proceso consiste en una incisión que se hace en la mucosa del labio superior a pocos milímetros del surco yugal, desde el primer molar del lado izquierdo al primer molar del lado derecho, con desinserción de los músculos caninos, mirtiformes y buccinadores, para acceder al maxilar superior, mediante un colgajo mucoperióstico. La osteotomía se realiza en su totalidad a través de este sistema. Este procedimiento se práctica a nivel del maxilar superior o maxila y puede ser desplazado en varias direcciones. Se práctica en casos como: mordidas abiertas, caras cortas o largas, underbite o deficiencia horizontal del maxilar, u overbite, que es la protrusión horizontal del maxilar.



Genioplastia:
Esta práctica a nivel del mentón, permite corregir por medio de movimientos el tamaño de la barbilla, para disminuir o aumentar según sea el caso, esta opción puede variar si llegara a afectar la naturalidad de los labios unidos, ya que involucra la porción baja del maxilar inferior, también se puede realizar como una osteotomía del borde interno.
Ver más sobre el procedimiento de Genioplastia >>




Anestesia:

Anestesia general:
Los efectos más frecuentes por este tipo de anestésicos luego de la cirugía son: mareos, náusea y debilidad. Estos síntomas son controlados apropiadamente con medicamentos, antes, durante y después del procedimiento. La depresión puede ser otro síntoma post-anestésico, no es frecuente, pero se puede presentar por algunas semanas y se debe estar consciente ello e informar a la familia, sin alarmarse.

La intubación: Es el proceso usado para administrar la anestesia, por medio de un tubo que pasa a través de la nariz, hasta llegar a los pulmones, un tubo también es introducido por la boca al estómago, para mantenerlo vacío durante el proceso y así, controlar la náusea, esto le puede generar una molestia de dolor en la garganta, pero desaparece uno o dos días después.

Aplicación de Fluidos intravenosos: Estos son necesarios en el momento de la cirugía, ya que nos ayudarán a para mantener un nivel adecuado de fluidos y para administrar los medicamentos contra el dolor, antibióticos, etc., en el postoperatorio, generalmente son retirados un día después del procedimiento.

Tiempo de la cirugía:
El tiempo de cirugía es un factor que es determinado por el cada paciente, ya que en ocasiones deberá ingresar al hospital desde la mañana, del día de la cirugía, y la duración del procedimiento depende también del tipo de práctica, así que es muy importante que antes de someterse a la cirugía tome su tiempo y deje en claro todos los detalles con su cirujano.

Cicatrización:
En la cirugía ortognática las incisiones son intraorales, esto quiere decir que son dentro de la boca y por esta razón no existe ninguna cicatriz externa. Sólo en los procedimientos de mandíbula, puede llegar a hacerse una incisión externa, pero esta se hace de tal forma que es casi invisible. Las suturas serán removidas o disueltas después de 5 o 7 días.

Hospitalización:
Según el tipo de procedimiento a veces es necesaria la hospitalización por un día o dos.



Estudio previo:
La cirugía ortognática es el resultado de diferentes análisis y estudios, el primero de ellos debe ser realizado por un ortodontista, quien en la primera consulta determinará la anomalía. Posteriormente, se planeará el tipo de intervención que efectuará el cirujano, bajo anestesia general.

Gamagrafia osea hiperplasia condilar izquierda
gamagrafia-osea hiperplasia condilar izquierda

Gamagrafia hiperplasia condilar izquierda
Gamagrafia hiperplasia condilar izquierda

EQUIPO
PLÁSTICA COLOMBIA